Eat clean o comer limpio, la nueva tendencia alimentaria

Eat clean

¿En qué consiste el movimiento Eat Clean?

Con sólo buscar en Internet Eat Clean o su traducción al español comer limpio, nos aparecen infinidad de resultados…y sólo con mirar las imágenes, nos hacemos una idea de a qué hace referencia este término: alimentarnos a base de productos “naturales”.

Pero si nos fijamos un poco más…no todas las imágenes están relacionadas con productos de origen vegetal, sobretodo, si esa búsqueda la hacemos en español. Pero entonces, ¿en qué consiste realmente este movimiento?

En primer lugar, es importante recalcar que no existe una definición como tal de Eat Clean. Esto conlleva a que existan muy diversas corrientes, de ahí las múltiples y variadas informaciones al respecto. Aquellos que la defienden no lo describen como una dieta, sino como un estilo de vida. Pero intentemos ir un poco más allá y desgranar un poco el mundo del Eat clean.

El valor está en el origen.

Los pilares sobre los que está basado son:

No se trata de sumar las calorías con calculadora, sino de saber de dónde proceden, y por tanto su calidad.

Promueve el consumo de productos de temporada y de la zona, conocidos como kilómetro 0. Además, estos productos deben ser ecológicos, consiguiendo así reducir el impacto ambiental que generamos con nuestra alimentación, conocido como huella ecológica. Por lo que la opción del Mercado siempre será la opción de elección frente al Supermercado.

Otro de los puntos fuertes, es el consumo del menor número de procesados. Por ello, la base de la alimentación debe estar constituida por productos de origen vegetal o animal que hayan sufrido los menos tratamientos tecnológicos posibles. Esto incluye a productos sin antibióticos en el caso de las carnes, con el menor número de aditivos o integrales reales (como pudimos leer en este post, no todo lo que se vende como integral, lo es al 100%).

Con otra simple búsqueda encontraremos cientos de recetas o listados de aditivos a evitar, entre los que podemos encontrar los edulcorantes artificiales, los sulfitos y el glutamato monosódico o famoso E-621, entre otros, además de especificar en qué productos están presentes. Esto nos lleva a otro de los puntos importantes: ser consciente y entrar de lleno en el mundo del etiquetado de los productos que tenemos a nuestra disposición.

Entre las personas que siguen esta tendencia encontramos, desde profesionales de la salud a personajes famosos pasando por deportistas. Lo recomiendan como un estilo de vida no restrictivo, donde no hay prohibiciones y no se elimina ningún grupo de alimentos, dejando siempre la elección en manos de la persona interesada. Pero como en todo, los extremos nunca son buenos.

El problema radica en que, al no haber una definición clara del término, como mencionamos al principio, cada uno puede hacer libre interpretación. Lo que para unos significa comer limpio, como puede ser: pollo de granja y patatas fritas ecológicas o un gofre casero hecho con calabaza ecológica, no tiene por qué serlo para el resto. Además, desde el punto de vista nutricional, no siempre es la opción más saludable.

Como siempre, desde Mr.Wonderfood, recomendamos no dejarse llevar por las modas. La alimentación debe ser equilibrada siguiendo las pautas y guías elaboradas por los profesionales, como ya comentamos y analizamos en el post de las pirámides alimentarias.

Eat clean

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Dejar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR