¿Comer Insectos está de moda? Entomofagia

entomogafia

Comer orugas, grillos, hormigas, arañas… es denominado Entomofagia y forma parte de la dieta habitual de miles de personas en todo el mundo por increíble que nos parezca.

Regiones de Oriente, Africa y América Latina consumen insectos y forman parte de su alimentación y en alguno de los casos están considerados como manjares, por ejemplo -los huevos de hormiga- son el caviar de los mexicanos.

Quizás lo más importante, es que forman parte de su cultura gastronómica y no tienen a primera vista ese rechazo que nos puede causar a nosotros.

Se estima que en el año 2030, tendremos que alimentar a 9.000 millones de personas y otros tantos animales así que es una buena opción replantearnos lo que comemos y explotar su potencial como alimento.

Alguna preguntas que nos plantearíamos sobre la Entomogafia serían….

 

¿Es seguro comer insectos?

Pues por extraño que nos parezca no se conoce ninguna enfermedad o alergia, si se mantienen las normas de higiene en su manipulación y producción al igual que  con otros alimentos.

¿A qué saben?

Alguno de ellos tienden al sabor de las nueces y otros recuerdan a las gambas, son por lo tanto agradables al paladar.

¿Cómo los incluiríamos en nuestra dieta?

Un buen comienzo sería consumir productos basados en insectos, donde no se vieran en su forma original.

Un buen ejemplo, en forma de harina por cierto libres de gluten o como ingrediente de alimentos muy consumidos como hamburguesas.

¿Cómo se cocinan?

Bien en su forma natural o cocinados, formando parte de recetas sabrosas de asados,tostados o en tortillas…

Tienen un gran potencial culinario: ”Noma” uno de los restaurantes de Copenhague calificado como uno de los mejores del mundo tiene como plato estrella: Tartar de ternera con hormigas

Entomofagia

Entomofagia, nutricionalmente ¿qué nos aporta comer insectos?

Poseen un gran valor protéico; es una nueva fuente alternativa de alimentos y son altamente digeribles.

La harina a base de saltamontes, es rica en proteínas, proporciona una fuente sostenible y disponible todo el año en las regiones más pobres. Además, de una oportunidad de negocio adicional para los agricultores locales.

Aunque nos parezca imposible vencer la barrera psicológica de comer insectos, no lo tenemos todo perdido, llevamos algo adelantado: ”los caracoles” típica tapa andaluza que forma parte de nuestra dieta y que podemos asemejarlos a ciertos gusanos comestibles.
¡Buen provecho!

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Dejar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies