Nutrición en el bebé: ¿Lactancia Materna o Lactancia Artificial?

Un tema polémico, un tema de actualidad, cientos de artículos escritos sobre él, pero este que vais a leer, en gran parte, es experiencia personal y lo que detecto a diario con los pacientes en consulta, lo escribo para que conozcáis lo importante que es para tu futuro bebé que su mamá tome la mejor decisión de su vida en cuanto a su nutrición: darle el pecho.

¡Nadie dijo que era fácil!

Ni es fácil, ni lo suelen poner fácil, todo es entendible cuando eres primeriza y hay frentes por todos sitios “negativos” y “positivos”. Desgraciadamente, la mayoría de los cursos de preparación al parto no son completos en este tema, les falta mucha práctica para cuando nazca el bebé. Por otra parte, te encuentras con poca implicación por parte de muchos de los formadores, eso no ayuda a plantearse una única opción en la nutrición de tu bebé; la lactancia materna, promoviendo y animándote a que lo hagas y sobre todo: Enseñándote.

A pesar de que organismos europeos como la ESPGHAN (European Society for Paediatric Gastroenterology Hepatology and Nutrition) e internacionales de salud como la OMS (Organización Mundial de la Salud), han desarrollado diversos programas para el fomento de la lactancia materna. En concreto, la OMS ha lanzado la iniciativa Hospital Amigo de los Niños para fomentar la lactancia materna exclusiva hasta los 4 ó 6 meses de edad, dadas sus importantes implicaciones en la salud.

Cuando fui madre primeriza, queriendo dar el pecho como única opción y gracias a mi profesión, sabiendo los beneficios que esto conlleva, me puse manos a la obra para “saber cómo se hace” preguntando a matronas, enfermeras, otras madres… pero hasta que no llega el momento…

Debes saber que ningún recién nacido nace sabiendo mamar, sí nace con capacidad para aprender a mamar. De hecho, es increíble que lo hace de forma innata, busca “su alimento natural”. Es ese momento cuando más necesitas que te digan y que te guíen de forma adecuada y es donde hay, desgraciadamente, más falta de información y de implicación por parte de muchos de los profesionales sanitarios. La frase “dale una ayudita” te lo dice todo…

No importa que te hagan cesárea, no importa que estés separada de él (por diversas circunstancias unas horas), no importa que tengas los pechos pequeños o muy grandes. Aunque el reflejo de succión tiene la máxima respuesta a los 20 ó 30 minutos después del parto… SE PUEDE HACER! Nunca te debes confundir, la lactancia materna es el fenómeno más saludable para los bebés y para las mamás de todo el planeta y ¡ojo!, muy pocas situaciones justifican contraindicarla.

La palabra es “Paciencia”

La paciencia, es lo que a veces nos falta las primeras semanas, hasta que se establezcan ritmos más constantes en las tomas, ya que estás “literalmente” todo el día dando el pecho y eso es perfecto. Esa succión es la que ayuda a estimular la producción de leche. Te puedes ayudar hasta que suba la leche por completo (a veces hasta 4 días) con sacaleches y con baños de agua caliente sobre los pechos.

sacaleches

Debes estar tranquila, evita las visitas, por lo menos hasta que os normalicéis con las tomas, ya que a veces incomodan y no dejan que te comuniques correctamente con el bebé y su nutrición.Descansa cuando tu bebé duerma, sea la hora que sea, así estarás más tranquila a la hora de dar el pecho.

No existe frecuencia ni duración de las tomas: el bebé elige cómo, cuándo y cuánto quiere mamar

No existe frecuencia ni duración de las tomas: el bebé elige cómo, cuándo y cuánto quiere mamar, según le apetezca en ese momento, cuanto más pequeño es el bebé más tomas hace (puede llegar a 8-10 al día), conforme va creciendo se van espaciando. Es bueno ir cambiando de pecho para que no salgan grietas pero, como os digo, todo esto lo marca el bebé. Al igual que los adultos, no siempre tenemos el mismo apetito, por lo tanto, no siempre tomamos la misma cantidad de alimentos. Pensar que su capacidad gástrica es muy pequeña y se sacian pronto, con lo cual hacen tomas más frecuentes.

He elegido la mejor opción: ventajas de la leche materna

No voy a hablar de las diferencias entre la leche materna y la leche artificial, ya que todos las conocen, pero sí sobre las ventajas que tiene la lactancia materna para el bebé y para la madre.

España ha recuperado otra vez esta opción, ya que hubo un abandono bastante significativo en lo años 50.

En la actualidad, está demostrado que en la leche materna se encuentran unos 100 elementos que no los hay en las fórmulas artificiales, aunque en cuanto a composición nutritiva son completas.

Ventajas

  • Energía, nutrientes (todas las vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono y grasas) y agua, están en cantidades adecuadas para el correcto crecimiento del bebé. De esta forma marca un nivel de saciedad muy controlado.
  • Si damos el pecho tendremos menos hemorragias post parto y además el órgano más implicado en el embarazo, el útero, vuelve mas rápido a su estado original.
  • ¡Adelgazamos más rápido!, ya que la grasa que se acumula en el cuerpo durante el embarazo, la convertimos en energía para producir leche.
  • Siempre a temperatura perfecta, ni microondas, ni cacitos para calentar al baño maría. Además, no se manipula, por lo tanto libre de contaminación.
  • Optimizas tu tiempo, ¡la leche la llevas tú! No tienes que preparar biberones….
  • Es un gran ahorro en la economía familiar.

Si estás a punto de ser mamá, espero te haya ayudado a decir: sí a la lactancia materna.

Si eres madre y le diste de mamar a tu bebé, habrás comprobado que es la sensación más “brutal” que jamás un humano puede experimentar.

Fuentes:

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Dejar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR