Como pasar un día de playa sin excesos

Como pasar un día de playa sin excesos

¿Qué podríamos llevarnos para comer un día de playa que fuera saludable, a la vez que refrescante y fácil de llevar?, sería perfecto, si además, no fuera demasiado calórico.
Todos hemos presenciado la escena que vamos a describir a continuación; tumbados en la arena tranquilamente con un libro o escuchando música, disfrutando de la tranquilidad y sosiego que te brinda el mar. A los pocos minutos llega una familia a disfrutar del día en la playa.

La primera en sentarse es la abuela, otros se encargan de poner la sombrilla o toldo para protegerse del sol, el resto se encargan de las sillas, neveras de varios colores, cubos, palas, niños… y la famosa sandía para enterrarla en la arena y que esté fresquita para el postre.

Una vez que todos han tomado el primer baño, comienza un despliegue de medios sin precedentes;

“Comenzamos a abrir bolsas y tápers”

Unas patatas fritas, aceitunas, tortilla de patatas, filetes empanados, ensaladilla… acompañados de cerveza, tinto de verano y refrescos. ¡Ya tenemos el tapeo improvisado!.

Para los que tumbarse al sol o quedarse debajo de la sombrilla no sea un momento de relax, es casi un ritual la visita al chiringuito. Así que, chancla en mano van camino de la cervecita, sardinita y tapita que pongan antes de comer.

La hora de la comida no está establecida casi podríamos decir que es un contínuo tapeo, que dura todo el día. Para los niños, un bocata tamaño XXL con lata de refresco incluida, que la playa da mucha hambre ¡dice la abuela!. La merienda llega con el ruido que hacen los plásticos de pastelitos rellenos o no de chocolate, junto a un batido fresquito que son tan conocidos como la campana que suena cuando pasan los chicos de los pasteles por la playa.

Ver la puesta de sol con un mojito, o cóctel exótico, junto a frutos secos sería la merienda de muchos jóvenes y adultos que disfrutan del día de playa.

Haciendo un recuento de lo que llevamos de día, hemos ingerido calorías extras, que duplican a un día normal.
Si observamos el trasfondo de la escena, nos encontramos con una familia con sobrepeso y en potencia de ser obesas en un corto plazo de tiempo.
Lo peor de la situación descrita con vis cómica, es que los niños aprenden comportamientos y viven esa manera de asociar el día de playa con una comida muy calórica, repleta de azúcar y grasas.

Para disfrutar de un día de playa saludable recomendamos actividad física: deportes acuáticos, jugar a las palas, pasear por la playa…

De menú os sugerimos llevar en la nevera:

  • Gazpacho es una de las mejores opciones, refresca, hidrata y sacia.
  • Tortilla de verduras.
  • Ensalada campera, hechas con patata cocidas.
  • Aliños de patata, pulpo, huevas, melva, caballa…
  • Gambones a la plancha, langostinos cocidos
  • Ensaladas de pollo, arroz, pasta, cuscús.
  • Tomate aliñado.
  • Sándwich saludables de pan integral con rúcula y queso de burgos….
  • Sushi.
  • Encurtidos.
  • Frutos secos naturales.
  • Una pieza de fruta, melón, sandía, cerezas, plátanos, nectarinas,albaricoques…
  • Yogur líquido.
  • Agua fría.
  • Gaseosa.
  • Té helado.

Mr.Wonderfood os desea pasar un buen día de playa disfrutando del sol, mar y momentos de relax.
¡Feliz verano!

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Dejar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR